SI Vault
 
MICHAEL ESSIEN
George Dohrmann
May 30, 2010
EL VOLANTE DE GHANA TIENE LA TALLA Y VELOCIDAD PARA CONTROLAR A LOS RIVALES, PERO TAMBIÉN EL OLFATO PARA ENCONTRAR LA RED
Decrease font Decrease font
Enlarge font Enlarge font
May 30, 2010

Michael Essien

EL VOLANTE DE GHANA TIENE LA TALLA Y VELOCIDAD PARA CONTROLAR A LOS RIVALES, PERO TAMBIÉN EL OLFATO PARA ENCONTRAR LA RED

View CoverRead All Articles

EN LAS CANCHAS DE TIERRA DE ACCRA, LA CAPITAL DE GHANA DONDE MICHAEL ESSIEN PASÓ PARTE DE SU INFANCIA, LOS PEATONES SOLÍAN DETENERSE A MIRAR AL CHICO QUE JUGABA A LA PELOTA, A MENUDO DESCALZO. EN ÁFRICA ES COSTUMBRE darle una propina a un jugador joven que impresiona y algunos espectadores tiraban monedas a los pies de Essien. Sería fácil decir que los cimientos de su consagración como uno de los mejores mediocampistas del mundo se echaron en esas canchas, pero Essien señala otro punto de partida: la cocina de su madre, Aba.

El padre de Essien los abandonó cuando Michael era joven, y el chico fue criado por Aba y sus cuatro hermanas mayores. Para pagar las cuentas horneaban y vendían pan, lo que le daba a Michael libertad para ir a jugar a la pelota. "Lo hacían todo por mí", le dijo Essien al periódico londinense The Guardian. "Todo lo que yo tenía que hacer era salir a jugar al fútbol".

Y lo hacía más que bien. En 2000, a los 17 años, firmó con un representante con vínculos en el club francés Bastia. Jugó ahí durante tres temporadas antes de mudarse a Lyon, donde se forjó su reputación de mediocampista defensivo con habilidad para proyectarse al ataque. Así, ayudó al Lyon a conseguir dos títulos consecutivos y también a llegar a dos veces a los cuartos de final de la liga Champions. Eso captó la atención de clubes más grandes, incluyendo el Chelsea, que en 2005 pagó $44 millones de dólares por su transferencia.

Los hinchas del Chelsea lo bautizaron rápidamente como Bisonte. El sobrenombre pegó, porque Essien es un hombre callado pero un jugador aguerrido que no tiene temor de usar su fornida contextura para sacarle el balón a los rivales. En su primera temporada en Inglaterra, la UEFA lo suspendió por dos partidos tras una violenta entrada contra el mediocampista del Liverpool Dietmar Hamann. Y en el Mundial 2006 no pudo jugar el partido de octavos de final ante Brasil por acumulación de amarillas. Sin él, las Estrellas Negras se despidieron del torneo con una derrota de 3-0. "Creo tener una veta malvada. A veces me vuelvo loco en la cancha", dijo el mediocampista a The Guardian. "No hablo mucho, pero en el campo de juego soy una persona completamente distinta. Me olvido de mi timidez, de todo, y simplemente hago mi trabajo".

La belicosidad de Essien es sólo un aspecto de su versatilidad. En el Chelsea ha sido usado en todo el mediocampo. Incluso, durante un tiempo, cubrió el lateral derecho de la zaga y hasta jugó de defensa central para suplir a compañeros lesionados o suspendidos. Por lo tanto, no extrañó que hace un par de años los azules le renovaran el contrato hasta 2013. El entrenador del Chelsea en ese momento, Luiz Felipe Scolari, dijo, "Para mí está claro que Michael Essien es uno de los mejores mediocampistas del mundo".

A pesar de elogios como ése, a sus 27 años Essien no ha recibido crédito suficiente por su creatividad con la pelota y eficacia en la red. En las semifinales de la Champions 2009 contra el Barcelona, convirtió uno de los mejores goles del año, una volea de zurda desde afuera del área que le dio la ventaja parcial a los azules.

El ascenso de Ghana en el fútbol mundial ha corrido paralelo al de Essien. Debutó con las Estrellas Negras en la Selección Sub-17, con quienes ganó la medalla de bronce en el Mundial 1999 de Nueva Zelanda. En el Mundial Juvenil 2001 su combinado terminó segundo, detrás del anfitrión Argentina. Ya con la Selección mayor, en el Mundial 2006, impulsó a Ghana a la segunda ronda tras superar un difícil grupo que incluía a Italia, República Checa y EE.UU.

Tras la despedida de su Selección en octavos, Essien vaticinó que en el Mundial siguiente podrían llegar más lejos. "Para quienes somos profesionales", dijo, "sigue siendo especial volver a casa y alegrar a los ghaneses".

1